Mi hijo no puede porque yo le enseñé

Durante generaciones los padres han llenado a los hijos de miedos

Renilde Montessori Xaltepec twitter

Los papás somos una mala influencia para nuestros hijos. Eso lo he descubierto, papás. ¿Saben por qué? Porque desde que nos enteramos de que seremos padres (por primera o por tercera vez) nos llenamos de miedos. Las mamás pensamos que no estamos preparadas, pensamos que seremos muy malas y que no merecemos esa experiencia. Los padres temen no poder darle lo necesario a los chiquillos, temen no ser una buena figura, etc.

 

Y a partir de ahí somos un caldo de miedos. Estamos emocionados pero los miedos crecen, y crecen junto con ellos: que no se vaya a caer la criatura, que no vaya a dejar de respirar, que no se vaya a enfermar, y demás.

 

Pero al estar tan ocupados intentando mantenerlos “vivitos y coleando” no nos damos cuenta de que la mayor parte del tiempo estamos evitando que se superen y que enfrenten retos.

 

Hace unos días me llegó el video de un pequeño que trepaba una pared de un lugar que parecía su casa. La pared estaba acondicionada como una escalada artificial, con agarres para que el pequeño pudiera apoyar sus manos y pies. ¿Saben qué edad tenía el chiquillo? Tenía entre uno y dos años. Cualquiera que viera ese video pensaría “qué irresponsables son los padres, un pasito en falso y la criatura puede sufrir lo peor”.

 

La mamá está con él en todo momento, observándolo y lista por si el bebé resbalaba. Incluso lo alienta para seguir subiendo. Mostré el video a algunos adultos que estaban conmigo y algunos comentaron “¿y si el bebé intenta subir cuando nadie lo mira?” o cosas como “aunque la mamá esté ahí no le garantiza que el bebé no pueda salir lastimado algún día”.

 

Estos pensamientos me hicieron reflexionar, papás. Los niños son capaces de muchas cosas. Si se les apoya, pueden lograr retos que ni nosotros imaginamos. Pero sin querer no los apoyamos por miedo. Si quieren subir las escaleras gateando “no porque es peligroso” y les pegamos un grito para que vuelvan, en vez de alentarlos y cuidarles la espalda.

 

Nuestra tarea es ser guías y apoyarlos, no desalentarlos. Desgraciadamente durante generaciones los padres han llenado a los hijos de miedos y no con porras para lograr cosas asombrosas.

 

¿Cuántas veces le has dicho a tu hijo que mientras esté contigo nada va a pasarle? Cúmpleselo. Mientras tú estés, cuídalo y apóyalo. Confía un poco más en ti y en las habilidades de tu hijo. No le enseñes que hay que temerle a la vida. Enséñale que la vida tiene retos y que es lo suficiente fuerte como para superarlos, sobre todo cuando cuenta contigo. ¡Motívalo! Dale confianza en sí mismo y siéntete orgulloso.

 

COMENTA
Nombre:
E-mail:
Comentario:
Código de Seguridad: Imagen de seguridad
No hay comentarios
El contenido de los comentarios son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan en ningún caso la opinión del Colegio Montessori Xaltepec

¿Qué es la educación Montessori y cómo aplicarla en la casa?

Descarga nuestra guía en PDF