¿Qué hacer con lo que mi hijo ve en la calle?

Renilde Montessori Xaltepec twitter

Hay cosas que los hijos ven en la calle, en la tele, que escuchan en la familia, con los amigos, en la música que no podemos controlar. Como padres uno de los grandes retos está en hacer que los hijos ignoren la información errónea y que se alejen de lo dañino pero ¿cómo hacerle?

 

Cuando son pequeños, lo principal es mantener una buena comunicación. Como buenos adultos guías es nuestro deber estar pendientes de lo que llega a los hijos y explicarles por qué existe, explicarles lo bueno y lo malo, y comprobar que han comprendido la lección. Supongamos varias situaciones para resolverlas como lo haría María Montessori.

 

−Ven a una persona fumar o beber en exceso.

Llame la atención de los pequeños o no, podemos preguntarles qué opinan de la acción. Por sí solos sabrán que no es algo correcto. Lo sabrán por las actitudes de quienes lo hacen, por los olores o incluso por simple intuición (es posible que no sepan describir por qué). Lo que debemos hacer es explicarles que esas sustancias dañan el cuerpo, que causan enfermedades y que las enfermedades causan mucho dolor. Recordemos que las explicaciones pueden ser más profundas o más superficiales según la edad de los niños.

 

−Ven a los vecinos comer alimentos chatarra.

Montessori cuida la integridad de los niños y por ello recomienda una dieta saludable. Para lograrlo, es importante que expliquemos a los niños las propiedades de cada alimento: las zanahorias sirven para ver mejor y la carne sirve para estar fuertes. Si a los niños se les antoja la comida que no es sana, también debemos explicarles qué sucede en el cuerpo: dañan los dientes, nos hacen gorditos, dañan nuestros riñones, etc. Es importante mencionar que estos daños los verán dentro de unos años y no de inmediato pues al no ver las reacciones que decimos, no lo creerán.

 

−Escuchan a una tía decir groserías.

Como en el primer punto, podemos pedir a los niños su opinión al respecto. Después de escucharlos, podemos explicarles que algunas personas hablan con esas palabras porque no conocen otras palabras para expresarse. Es muy importante decirles que hay cosas que hace mucha gente, pero no porque muchos lo hagan quiere decir que está bien. Pongamos un ejemplo similar para que lo comprendan.

 

−Un primo tiene celular y él no.

Con cualquier objeto que desee y no se le quiera/deba dar, es necesario primero saber por qué lo desea. Después se le tiene que explicar la verdad de por qué no es apto para él o por qué no es necesario: un celular es para cuando estás lejos de mamá o papá, pero tú estás todo el tiempo con nosotros. Aún no lo necesitas. Cuando seas más grande tendrás el tuyo.

 

−Un amigo de la familia tiene un tatuaje o una perforación.

No es nuestro motivo desprestigiar a quienes usan estos accesorios. Pero no faltará el niño de 6 años que desee tatuarse su personaje favorito.

En este caso, podemos decirles que cada persona decide adornar su cuerpo como más le gusta. Pero que cuando sean grandes van a poder hacerlo. Ahora que son pequeños no se puede porque duele mucho y porque se pueden enfermar.

 

Estos son algunos ejemplos que nos pueden dar una idea de cómo enfrentar ciertos temas con los niños. Hay temas que ellos solos preguntarán y hay otros que vale la pena aclararlos pues a veces no preguntan por miedo o pena. Lo importante es hablarles con claridad y con la verdad.

 

COMENTA
Nombre:
E-mail:
Comentario:
Código de Seguridad: Imagen de seguridad
No hay comentarios
El contenido de los comentarios son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan en ningún caso la opinión del Colegio Montessori Xaltepec

¿Qué es la educación Montessori y cómo aplicarla en la casa?

Descarga nuestra guía en PDF