Ejercicios Montessori para mejorar el lenguaje oral

Niños con poca flexibilidad en la lengua, músculos de las mejillas y en los labios, se les puede dificultar la pronunciación de ciertas letras.

Renilde Montessori Xaltepec twitter

Cuando pensamos en el desarrollo y aprendizaje del niño por lo regular pensamos en el aumento de estatura o en su crecimiento intelectual. Sin embargo, el desarrollo de un niño implica muchos más detalles que en décadas anteriores no se tomaban en cuenta por no conocerse o por parecer poco importantes.

 

Uno de los aspectos que se ignoran un poco es el desarrollo de los músculos faciales, por ejemplo. Quizás nos preguntemos “¿eso por qué es importante?” y aquí viene la respuesta:

 

Se ha detectado que los niños con poca flexibilidad en la lengua, músculos de las mejillas y en los labios, se les puede dificultar la pronunciación de ciertas letras como /r/, /g/, /j/, /l/, /ch/, etc.

 

Incluso, la rigidez en los músculos de la boca puede provocar que los niños se muerdan constante e involuntariamente los labios o las mejillas por dentro al comer o al hablar.

 

Es por esta razón que debemos poner atención a la flexibilidad de los músculos bucofaciales de los niños desde los 2 hasta los 7 años con ejercicios divertidos presentados al estilo Montessori.

 

Para desarrollar la movilidad en los labios, podemos pedirles lo siguiente:

 

Que coloquen los labios en forma de beso o de sonrisa.

Que hagan ruido de motor con los labios (trompetillas).

Que hagan bica de pez (succionando las mejillas por dentro).

Que silben.

Que escondan el labio superior con el inferior y viceversa.

Que enrollen los labios hacia adentro de forma alternada o al mismo tiempo.

Que abran la boca grande y la coloquen como si pronunciaran las vocales, sin hacer ruido.

Que se muerdan ambos labios al mismo tiempo.

Que detengan un popote o un lápiz con el labio superior y la nariz.

Que detengan el popote de un extremo con los puros labios, sin presionarlo demasiado.

Que coloquen un extremo del popote entre sus labios. Con un dedo tapar el otro extremo y que succionen.

 

 

Ahora bien, para practicar la articulación de la lengua podemos pedirles que:

 

Saquen la lengua lo mas que puedan.

Que pongan la lengua en forma de punta y en forma extendida.

Que saquen la lengua y la suban hacia la nariz y la bajen hacia la barbilla.

Que la metan y la saquen rápidamente.

Que toquen todos sus dientes con la legua en forma de círculos.

Que hagan gárgaras con agua.

 

Para realizar estos ejercicios es importante estar frente al espejo. De esta manera, serán autocorrectivos conforme al método Montessori, pues ellos mismos se darán cuenta de la calidad de su ejecución.

 

COMENTA
Nombre:
E-mail:
Comentario:
Código de Seguridad: Imagen de seguridad
No hay comentarios
El contenido de los comentarios son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan en ningún caso la opinión del Colegio Montessori Xaltepec

¿Qué es la educación Montessori y cómo aplicarla en la casa?

Descarga nuestra guía en PDF