Un mensaje a todas las mamás

La mitad de la vida de tu hijo depende de su voluntad La otra mitad depende del transcurso de la vida.

Renilde Montessori Xaltepec twitter

Ser madre es una tarea tan bella difícil.

Muchas de nosotras al sabernos embarazadas o justo después del parto pensamos “¿en qué lío me he metido?”. Muchas pensamos eso pero pocas lo decimos por presión social, por miedo a que nos juzguen como malas madres.

 

Pero ya al pasar los días y los años vamos disfrutando poco a poco de la delicia que es ser madre. Tener a los chiquillos en nuestros brazos, ver cómo van creciendo, evolucionando es una experiencia increíble. Sin embargo, el miedo persiste: “¿estaré haciendo lo mejor? ¿esto es lo más correcto? ¡Dije que nunca haría esto con mis hijos y lo estoy haciendo!” Y las culpas siguen.

 

Mamá, quiero decirte una cosa: así como eres, eres perfecta. Una madre es un ser humano, y como ser humano nunca se deja de aprender. Justo para eso llegan los niños a nuestras vidas, para enseñarnos lo que hemos olvidado y para enseñarnos lo que somos capaces de lograr.

 

Y si en algún momento te invaden los temores y las culpas, habla con otras mamás y verás que cada una hace lo mejor que puede. Y si sientes que puedes hacer las cosas mejor, para eso está la filosofía Montessori, para guiarte en tareas y en actitudes que no conocías.

 

No desesperes, mamá, ni te angusties, porque tu hijo reconoce en ti todas las emociones aunque no lo creas. Mejor disfruta la tarea de ser madre, y de esta forma le estarás enseñando a tu hijo que la vida no es para sufrirse, sino para disfrutarse y para aprender de los obstáculos.

 

También recuerda, mamá, tomarte un tiempo para ti, porque si tú estás sana, estarás fuerte para lo que tu hijo necesite. Quizás esto suene como una presión más, es cierto, pero si estás bien contigo, el ambiente en tu hogar será más armonioso. Eso vale la pena intentarlo.

 

Y una cosa más: olvídate, mamá, de todas las cosas que te dicen las demás personas que deberías ser y hacer. Cada quién tiene un instinto materno y sabe qué hacer y qué no hacer. Y si tienes dudas, sólo piensa que tus actos guían a tu hijo; más adelante él decidirá qué camino tomar. No todo está en tus manos. Piensa que la mitad de la vida de tu hijo depende de su voluntad o de lo que tú le hayas enseñado. La otra mitad depende del transcurso de la vida.

 

Mamá, confía en la vida, confía en tu hijo, confía en ti. Felicidades.

 

COMENTA
Nombre:
E-mail:
Comentario:
Código de Seguridad: Imagen de seguridad
No hay comentarios
El contenido de los comentarios son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan en ningún caso la opinión del Colegio Montessori Xaltepec

¬ŅQu√© es la educaci√≥n Montessori y c√≥mo aplicarla en la casa?

Descarga nuestra guía en PDF