Pasatiempo Montessori de verano: cuaderno de naturaleza

Poco a poco iremos formando un álbum de elementos naturales que podremos hojear en días posteriores.

Renilde Montessori Xaltepec twitter

Ésta época del año es una de las más bellas por la diversidad de cosas que los pequeños pueden aprender y descubrir. Además, al haber un buen clima, los niños pueden andar más libres, curioseando, investigando sin que nos preocupe tanto si llevan suéter o no.

 

Por esta razón y porque las vacaciones se acercan, tenemos para ustedes una actividad que les va a encantar a todos. El objetivo de esto es que los niños convivan más con la naturaleza, la reconozcan, aprendan un poco más sobre el medio natural que los rodea y puedan generar su propio material de aprendizaje.

 

Para ello, en alguna salida al parque o a un entorno natural, debemos llevar una cesta o un trozo de tela suficientemente grandes para recolectar algunas flores, hojas y hasta piedras.

 

Pediremos entonces a los niños que con mucho cuidado elijan algunas hojas del suelo o algunas florecitas. Si hay que cortarlas, hay que explicarles las consecuencias negativas de hacerlo en forma desmedida: si tomamos más flores, otros animalitos pueden quedarse sin comida y demás.

 

Cada flor y hoja recolectada será depositada en la cesta o en la tela. Después, en casa, pueden investigar juntos de qué planta se trata y hacer una ficha de datos de cada hoja o flor: su nombre, de qué otros colores hay esa flor, si se trata de una planta de frutos, si es un arbusto o un árbol, si es de sombra o sol, etc. En el caso de las piedras, podemos investigar si son de río, si son de algún mineral o si son sólo rocas.

 

Para completar nuestras fichas podemos preguntarle a los abuelos, quizás reconozcan algunas hojas; o bien podemos ayudarnos de aplicaciones para celular gratuitas que nos ayudan a reconocer las plantas.

 

Una vez completas las fichas, pondremos a secar las hojas y flores entre libros. Pasados unos días, ya que estén secos, pegaremos en un cuaderno cada flor con su ficha. De esta manera, poco a poco iremos formando un álbum de elementos naturales que podremos hojear en días posteriores.

 

Esta actividad es apta para niños de 6 años en adelante. Pero se puede hacer una adaptación para niños más pequeños haciendo una “exposición temporal” a manera de museo natural.

 

Ya sea en el mismo parque o en casa, extenderemos los elementos sobre una superficie plana para identificar colores, formas, tamaños y texturas además de sus nombres. Éste será un espectáculo sensorial para los más pequeños, fomentado así el aprecio por la naturaleza de una manera más sencilla.

 

COMENTA
Nombre:
E-mail:
Comentario:
Código de Seguridad: Imagen de seguridad
No hay comentarios
El contenido de los comentarios son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan en ningún caso la opinión del Colegio Montessori Xaltepec

¿Qué es la educación Montessori y cómo aplicarla en la casa?

Descarga nuestra guía en PDF