¿Cómo lograr que mi hijo pequeño juegue solo?


Siempre tratando de intervenir lo menos posible para que se acostumbre a tomar sus propias decisiones.

Renilde Montessori Xaltepec twitter

Ser mamá o papá primerizo está lleno de dudas, de miedos, de estrés y de falta de control. Todo lo que nuestro bebé hace nos asusta o nos llena de culpa si no podemos resolverlo como quisiéramos. Entonces nos volvemos una mala (o tóxica) compañía para ellos, pues intentamos darles todo para que no tengan ninguna carencia, ni sufrimiento ni necesidad.

 

Pero no nos damos cuenta de que al alcanzarles todo, los mal acostumbramos a tener todo lo que la vida no da tan fácilmente: inmediatez, compañía en todo momento, caprichos, abundancia (o excesos) y otras cosas.

 

Sin embargo, cuando pasan los meses, nos damos cuenta de que estar ahí en todo momento pero no es posible. Entonces llega una culpa fuerte. Sobre todo cuando comienzan a hablar y a decirnos que nos necesitan. Pero nosotros también ‘necesitamos’ despegarnos de ellos para hacer de comer, o para trabajar, incluso para bañarnos.

 

¿Cómo le podemos hacer para que los niños pequeños se acostumbren a jugar solos mientras nosotros hacemos otras tareas? Aquí hay 3 puntos importantes para lograrlo sin culpas y fomentando su independencia como lo sugiere la metodología Montessori:

 

1. Juega sin ser intrusivo. El juego para los niños es una constante toma de decisiones. Si los adultos intervenimos en su juego, los pequeños dejan de decidir y comienzan a preferir lo que nosotros decimos. En el momento en que ellos quieran jugar, nosotros podemos guiarlos para que decidan qué jugar e invitarlos a que ellos comiencen. Mientras, mamá o papá podemos observarle de lejos mientras realizamos nuestras actividades. Sólo si nuestro pequeño nos solicita ayuda y sólo si es muy necesario, podemos acudir a su juego. Pero siempre tratando de intervenir lo menos posible para que se acostumbre a tomar sus propias decisiones.

 

2. Muestra atención a su juego. Para que nuestro chiquillo no se sienta abandonado a la hora del juego, es importante que estemos pendientes de él. Si vemos que, por ejemplo, al armar un rompecabezas se complica y se queja, podemos preguntarle desde cierta distancia qué sucede, o bien, podemos acompañarlos con nuestra voz diciendo “Ya vi que estás colocando las piezas de la torre de la más pequeña a la más grande, ¿después qué vas a intentar?”. De esta manera, el niño sabrá que sí estamos pendientes y si es necesario, nos pedirá ayuda.

 

3. Preséntale juegos que activen la mente. Es importante que desde pequeños los acostumbres a las actividades que requieren paciencia, observación y calma. Si los acostumbras a una temprana edad a la inmediatez, a la acción y no les fomentas la tolerancia, después será muy difícil enseñarles la tranquilidad. Un factor muy importante para ello es evitar el uso de los dispositivos electrónicos y facilitarles materiales montessorianos de elementos naturales y sencillos.

 

Mientras más pronto implementes estos consejos (lo recomendable es comenzar antes de que ingresen a la Comunidad infantil o kínder), más fácil será formar peques independientes que te permitirán realizar otras actividades.

 

COMENTA
Nombre:
E-mail:
Comentario:
Código de Seguridad: Imagen de seguridad
No hay comentarios
El contenido de los comentarios son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan en ningún caso la opinión del Colegio Montessori Xaltepec

¬ŅQu√© es la educaci√≥n Montessori y c√≥mo aplicarla en la casa?

Descarga nuestra guía en PDF