Chat

Mamá ¿por qué me regañas?

Mamá, papá: sé paciente con tu hijo. Explícale las razones y las consecuencias

Renilde Montessori Xaltepec twitter

Ayer viví una experiencia interesante con una niña. Se las contaré con la esperanza de que pueda ser un buen ejemplo para comprender por qué debemos explicar las cosas a nuestros hijos.

 

Resulta que fui a la panadería. Y ahí había una pequeña de unos 3 años con sus padres. La chiquilla iba tomada de la mano de su madre y tenía una carita de felicidad inmensa. Su padre llevaba la charola y le preguntó a la niña si quería un pan. Entonces ella se paralizó y no supo cuál elegir de los que tenía enfrente.

 

Ambos padres voltearon a su alrededor buscan un pan atractivo para la pequeña. Justo en ese momento ella tomó con su manita uno que estaba frente a ella y ¡boom! Los papás estallaron.

La mamá le dijo que lo soltara y de inmediato le dio un manotazo. El papá no supo si tomar el pan o dejarlo ahí o esconderse por el tremendo ruido de la niña.

 

Sin embargo, pude ver la transformación de la carita de la pequeña: mientras tomaba el pan, se le veía una felicidad inmensa. Pero cuando su madre le dio el manotazo en sus ojos brillaba una incertidumbre “¿qué hice mal?”.

 

Después, sin decir más, los padres se dirigieron a la caja a pagar. Por supuesto que estuve tentada a decirles lo que había visto en su pequeña, pero con toda la razón podían decirme: “a usted qué le importa”.

 

Pasé un buen rato pensando en la pequeña. ¿Qué habría pasado por su mentecita? ¿Habría entendido el mensaje? No lo creo. ¿Qué hubiera hecho yo?

 

Siguiendo los consejos de María Montessori le hubiera dicho a la pequeña: El pan no se toma con la manita. Por eso papá trae las pinzas. Si quieres un pan sólo señálamelo con tu dedito sin tocarlo y papá lo tomará. Las pinzas se usan para no ensuciar el pan porque tal vez traes tus manitas sucias.

 

Papás, cuando no explicamos el por qué a los niños, ellos no saben lo que sucede. Y muy, muy probablemente repetirán esa acción porque no han comprendido lo incorrecto. Además, seguramente nosotros les diremos: “te dije que no lo hicieras”. Pero cuando las cosas son claras para los pequeños, aprenden rápido.

 

Mamá, papá: sé paciente con tu hijo. Explícale las razones y las consecuencias. Esa es la mejor manera de guiarlos para que aprendan lo correcto y lo incorrecto.

 

 

 

El contenido de los comentarios son responsabilidad exclusiva de su autor y no representan en ningún caso la opinión del Colegio Montessori Xaltepec

¿Qué es la educación Montessori y cómo aplicarla en la casa?

Descarga nuestra guía en PDF